7 Preguntas para… Inhumankind, la ‘self-interview’ (versión castellana)

Inhumankind es una duo de Barcelona, tocando  composiciones originales de black metal con instrumentos acusticos. Àlex Reviriego (bajo) y Pablo Selnik (flauta) son ‘usual suspects’ en la escena de música improvisada de BCN y los dos han aparecido en la serie 7 Questions de aJN. Esta vez han escrito sus preguntas propias para explorar este proyecto nuevo…

 

1) Àlex: Tanto tu cómo yo mismo tocamos instrumentos con escasa o nula presencia dentro del género. ¿Esta ausencia de referentes claros la consideras un problema o una liberación? ¿O una mezcla de ambas?

Pablo: Cualquier cosa que sea novedosa nunca puede representar un problema. Puede ser una novedad positiva o negativa, en el sentido que guste más o menos,  pero eso entraría dentro del terreno de la subjetividad lo cual para mí es irrelevante. El gusto es voluble y cambia con el tiempo, lo que permanece es el riesgo y la intensidad creativas. En síntesis, el hecho es que el reto de crear una sonoridad nueva es lo que a mí personalmente más me motiva a la hora de encarar un proyecto. Tanto a nivel conceptual como práctico.

2) Pablo: Empezaré por la clásica pregunta de referentes, pero esta vez aplicado a Inhumankind: ¿Podrías trazar algún paralelismo entre las líneas y las técnicas usadas en tu performance con el dúo, y otros contrabajistas/músicos referenciales para ti?

Àlex: Nunca escucho específicamente contrabajistas, y siempre suelo evitar las influencias directas cuando estoy trabajando en algo concreto. En el caso particular de Inhumankind, la cantidad de metal extremo que consumí de adolescente hace que muchos de los giros habituales del estilo estén muy integrados en mi ADN musical. Contra lo que pueda parecer por el vocabulario hipertécnico de Self-Extinction, la mayor parte de la música metal que escuché durante el año que estuvimos preparando el repertorio caería más en la categoría del “raw black metal” o los clásicos género más cazurros( la trilogía de Darkthrone, Nattens Madrigal de Ulver, Wolf’s Lair Abyss de Mayhem…). Últimamente me siento más cercano a grupos actuales más lo-fi o de black ultraruidoso, como Axis of Light, Endon o La Torture des Tenebres; precisamente el sonido de las guitarras bañadas en feedback de su primer disco (Acadian Nights, para mí el indiscutible highlight del 2016) es uno de los pocos puntos de referencia que tomé para mi sonido en Inhumankind.

3) Àlex: ¿Si pudieras hacer escuchar a alguien el disco de Inhumankind y poder comentarlo con él, a quién escogerías?

A cualquier alma sensible. Ahora responderé en el sentido inverso: Con quien nunca me sentaría a escucharlo es con alguien de mente cerrada o que transite bajo un paradigma de ortodoxia no-dialogante. Tampoco nadie que etiquete la música de modo compartimentado en estilos aislados. Y definitivamente, nunca con nadie que defienda que la música se circunscribe a los instrumentos que la ejecutan.

4) Pablo: ¿A qué tipo de target opinas que está dirigida la música de IK? Crees que hay un tipo de público específico para este estilo?

Àlex: Creo que hay que distinguir entre el directo y el disco. En directo, la explosividad del repertorio y lo atípico de algunas técnicas y la instrumentación facilitan mucho que todo tipo de público pueda disfrutar del repertorio. Creo que también transmite un cierto punto irónico (el planteamiento original de Inhumankind – flauta y contrabajo black metal – puede sonar absurdo a priori) que sirve de gancho a gente poco habituada a la música experimental.

El disco es otra cosa, posiblemente algo más extraño en una primera escucha. La presentación de los materiales es cruda y monocroma, y muchos de los temas tienen estructuras laberínticas que requieren de varias escuchas. Pero precisamente ese es su punto fuerte: muchas personas pueden sentirse atraídas por esta extrañeza y el desafío que plantea, e ir descubriendo poco a poco los muchos secretos que ocultan los temas. Hay mucha más melodía, harmonía y riffs pegadizos de lo que parece en una primera escucha, por no hablar de las apariciones estelares de Eric, Celeste y Marta. Realmente creo que puede gustar a cualquiera que le dé una verdadera oportunidad.

5) Àlex: ¿Con que animal relacionarías tu papel en la música de Inhumankind? Coincide con tu animal favorito?

Tal y como indica el nombre, Inhumankind es, entre otras muchas cosas un proceso de deshumanización musical. Se puede llegar de dos modos, a través de una hiper-intelectualización, descartando el factor emocional, o bien a través de la supresión de la razón y la puesta en escena de la creación espontánea, la intuición y el reino del subconsciente. Ambas vías acabarían siendo la misma en un momento dado.  Dicho esto, mi animal favorito es cualquiera excepto el ser humano. Sabiendo que hay alrededor de 8.7 millones de especies, podemos llegar a la conclusión pues, de que el humano no es ni estética ni estadísticamente contemplable.

6) Pablo: ¿Cual ha sido tu experiencia trabajando con Colin Marston en la producción? Y con Luciano, del sello I, Voidhanger?

Àlex: Fantástica. En ambos casos supieron entender el proyecto a la primera y sacarle el máximo rendimiento.

A nivel sonoro, Colin tomó ciertas decisiones que aportaron un plus de profundidad y matices a los temas y, lo que muchas veces es más difícil, a eliminar o dejar fuera elementos que realmente no nos jugaban a favor. El contrabajo es un buen ejemplo de eso: gran parte de las horas de estudio (y de mi salud mental) se invirtieron en doblar todas las líneas y melodías, con la idea de dar al disco un sonido mucho más contundente y pesado. La primera decisión de Colin fue eliminar prácticamente la totalidad de estos doblajes, devolviéndole al disco un carácter crudo más cercano al del directo. Su experiencia y decisión fue clave en todo momento. Un capo.

Poder trabajar con Luciano ha sido un regalo inesperado. Con Pablo realmente nos apetecía sacar el disco con un sello de metal extremo, a poder ser lo más “abierto de miras” posible. Difícilmente podríamos imaginar algo mejor que I, Voidhanger. Un sello extremadamente heterodoxo, con un catálogo arriesgado y sofisticado. Cuando empezamos a hablar sobre la posibilidad de publicar Self-Extinction en su sello, entré en su web a ver sus discos recientes y lo primero que veo es uno de Jute Gyte y Spectral Lore basado en la obra de mi admirado George Trakl…poco más que decir; no tuve la menor duda que era el lugar correcto.

7) Ambos:  ¿Es cierto q en la gira Inhumankind World Tour 88/89, Alice Cooper os invitó a colaborar en el diseño floral de su camerino?

Pablo: Teniendo en cuenta que para esa época yo tenía entre 5 y 6 años, si, es verdad. Muy destacable el diseño por cierto, una base Ikebana pero con toques “layering”; En definitiva, clase y prestancia.

Àlex: Yo era aún más joven que Pablo, así que mejor fiarnos de su memoria. En cualquier caso, bonitos conciertos, especialmente los de la parte del tour en el sur de la China.

Self-Extinction es disponible desde Bandcamp