7 Preguntas para… Pablo Selnik (versión castellana)

Me gusta el sonido del flauta. Probablemente porque escuchaba demasiado a Ian Anderson o Roland Kirk cuando era joven. Pero hoy, en Barcelona, hay dos flautistas improvisando que me encantan y uno de los dos es Pablo Selnik (la otra, Almudena González, contestará 7 Preguntas el mes que viene). Se puede escuchar la obra de Pablo Selnik en Líbera (un proyecto de Giulia Valle), unas versiones de Memoria Uno, los Nocturnae Discordianae, y ahora, Pablo expresa su ‘lado oscuro’ por Antinomia Records

1. Cuéntanos sobre alguna experiencia que haya contribuido a que seas músico.
Quise ser músico desde que tengo uso de razón, supongo que el hecho que mi padre lo fuera tuvo algo que ver. También mi incapacidad para realizar otro tipo de trabajos de manera medianamente satisfactoria. Aún así he trabajado de repartidor de periódicos, camarero, de extra de algún telefilm de temática medieval, en el servicio de atención al cliente de Gas Natural o en la FNAC, por nombrar algunos. Podría decir que todos esos trabajos de algún modo han enriquecido mi experiencia como músico y han aportado elementos de interés a mi discurso, pero no sería cierto, así que no lo diré.

Obviamente el hecho de poder ver en directo a escasos metros a gente como Liebman, Shorter, Garzone, Brotzmann, Jim Black, Joey Baron, Mike Patton, Cryptopsy, Gorguts, Nile, etc., aporta mucho y motiva a partes iguales.

 

2. Qué música escuchas con cierta culpabilidad ó vergüenza? (por ejemplo música que escuchas en secreto?)
Para mí, la vergüenza o el sentimiento de culpabilidad debería tenerlas en el caso de escuchar siempre lo mismo, o en el caso de tener poca amplitud de miras referente al universo musical, o en el caso de estar circunscrito a un estilo  o a una estética concreta. Todo lo que sea escuchar música diversa, con criterio, con capacidad analítica, con ánimo de descubrimiento y voluntad de aprendizaje, es siempre motivo de orgullo. Algunos, cuando digo que me gusta gente como Raphael o Julio Iglesias, creen que bromeo. Me parecen grandísimos comunicadores, con una cantidad de feeling que ya les gustaría a muchos “intérpretes” de músicas más “cultas” o intelectuales. Tino Casal por poner otro ejemplo, me parece de los mejores cantantes que ha habido en este país, o como se le quiera llamar a este pedazo de tierra.

3. Cuál es el balance entre preparación-improvisación en los conciertos o grabaciones?
Yo creo que la música siempre debe estar preparada. Y cuando digo preparada, no me refiero forzosamente a ensayada, ni tan siquiera escrita o pactada.  Me refiero al ánimo de dar forma a algo, aunque sea un concepto difuso. También por respeto al público, ofrecer algo que ha sido creado con una dirección, energía o voluntad concreta. Si no es así, por muchas texturitas, sonidos no convencionales y multifónicos varios que se hagan, no deja de ser una jam, y de esas ya hay demasiadas.

4. Quién ha sido la persona con la que has colaborado que más te ha inspirado?
Cada colaboración en directo o en el estudio de grabación aporta algo al bagaje y a la mochila musical de cada uno. Suena a cliché pero es así; Aún en los casos más dramáticos uno sale curtido por la vivencia y con la determinación de no volver a pasar por esa experiencia traumática; perfecto, eso es aprendizaje.

Te diré que desde hace un tiempo prefiero trabajar mayormente con amigos o gente con la que tenga una afinidad a nivel personal. Hay muchos músicos que pueden estar más o menos de moda, o su nombre y apellidos suscitar aceptación en el gremio, o tal vez pueden tocar escalas alteradas a gran velocidad, pero todo eso ha dejado de tener interés para mí.

Hace unos días contactó conmigo mi amigo Algol, el líder de la banda Aka Funeral, uno de los grupos de black metal más interesantes de Brasil, para que grabe un solo de flauta para su nuevo disco. Es de lo más motivador y, a mi edad,  me siento como un niño con zapatos nuevos.

14454058_1799976370274222_353837676_o

© Oriol Segon Torra

5. Cuál es el sonido más único ó menos convencional que has incorporado en tu música?
Creo que el hecho de buscar sonidos raros porque sí, no tiene demasiado sentido. Es decir, se justifican si se incorporan al lenguaje y al discurso propio, si pasan a formar parte de modo natural a tus herramientas de expresión. Si no, no deja de ser una anécdota o un recurso gracioso.

Siempre he sentido que el instrumento no es más (como indica su propio nombre) que un instrumento, una herramienta, que debe adaptarse a nuestras necesidades, y no al revés. Deconstruirlo, soplarlo de modo no convencional, golpearlo con objetos, etc., me parece una necesidad natural en el proceso de conocimiento de ese medio. Soplar y mover los dedos según patrones referentes que perduran hace siglos, puede ser útil a nivel laboral pero no me parece el súmmum de la capacidad creativa individual.

Recuerdo que una vez en una performance empecé a chutar mi flauta como si fuera un balón de fútbol. La gente se sentía herida, muchos se levantaban y se iban. A eso lleva la idolatría al instrumento, uno se convierte en herramienta de la herramienta.

Con esto no quiero decir que haya que hacer todo lo antes mencionado forzosamente, si uno no siente la necesidad, pues no lo hace. Hace unos años un músico me dijo, todo eso es muy interesante, pero es que mi instrumento es muy caro y no lo quiero dañar. A lo que contesté, pues cómprate uno barato. De nuevo nos encontramos con un caso de autolimitación de la necesidad creativa por una cuestión presupuestaria. La herramienta por encima del orfebre. Eso es un error según mi modo de ver las cosas. O no, depende.

 

6. Dónde te sitúas en el debate streaming/downloading/file-sharing/músicos no siendo pagados por su música?
Bueno, todo en la vida tiene pros y contras. Antiguamente había muchísima menos oferta comparado con ahora. Recuerdo cuando pocos grupos llegaban a poder grabar un disco, era casi una quimera. Ya grabar una maqueta era todo un acontecimiento. Había muchísimo menos material, y la gente se tomaba su tiempo en degustarlo y digerirlo. Actualmente hay información masiva por doquier y la música no es una excepción. Eso lleva a conocer proyectos y grupos que antes hubiera sido imposible, de zonas del planeta inverosímiles musicalmente hace escasos 20 años. Por contra, tenemos una sobresaturación de material que rompe completamente el equilibrio oferta/demanda.  Yo soy label manager en el sello inglés de metal Sepulchral Silence, y tengo mi propio sello, Antinomia Records, donde mayormente edito mi propio material, pero también cosas interesantes que descubro. Es muy gratificante y me permite conocer gente interesante y descubrir mucha música. Indudablemente plataformas como Spotify, YouTube, etc. dotan de mayor exposición al “producto”, en un momento donde es importante tener visibilidad en plataformas sociales e internet. ¿Que todo ello conlleva a una banalización y “desespiritualización” del acto creativo y de la música en si misma? Probablemente. Que salir del instituto y comprarte un disco de Kreator, y estarlo escuchando durante todo el día hojeando el booklet y aprendiendo de memoria los agradecimientos es un ritual que las nuevas generaciones no conocerán y probablemente no comprenderán? Sin duda alguna. Que tal vez sería mejor retroceder en el tiempo y volver a los 80? Puede ser… Que alguien me regale la máquina. 😉

7. Si el dinero y el tiempo no importaran, cuál sería tu próximo proyecto?
Para mí el tiempo nunca ha sido un impedimento a la hora de grabar o idear un proyecto. Por poner un ejemplo, para mi último disco, a duo con Vasco Trilla, estuve años componiendo la música, más año y pico de ensayos intensivos, en ocasiones cada día. Dudo que nada pueda retribuir el esfuerzo y tiempo dedicado, pero es que era lo que demandaba el proyecto;  no hubiera podido realizarse de otro modo.

En cuanto al dinero, yo grabo siempre con un técnico que aparte de ser un crack, es un amigo, con el que produzco los discos. Y toco con mis amigos, como ya dije antes. Me lo edito yo mismo con mi propio sello, y porque no dispongo de medios, sino me compraría mis propios discos y así haría un proceso completo de Do It Yourself. Solo me falta poder hacer un desdoblamiento de personalidad y asistir a mis propios conciertos como público.

Si tuviera dinero nunca traería a la estrella internacional de turno para que mi disco tenga más “glamour”. Tampoco me haría selfies con ella para subirlo al facebook y que la gente me dé palmaditas en la espalda.  Bueno, tal vez sí traería a Jessie J, esa tía es una bestia. 🙂

 Antinomia Records está en Bandcamp:

"000" - Triplezero

“000” – Triplezero

"Tubular Balls" - Selnik/Emery

“Tubular Balls” – Selnik/Emery

"Masak Mavdil" por Machacachakras

“Masak Mavdil” por Machacachakras